Esta semana queremos acercar a los emprendedores las claves para elaborar un buen Plan de Negocio que os recordamos que podéis utilizar el modelo que os facilitamos en la sección de esta web.

Para pasar de la idea a la acción y hacerla realidad, necesitamos elaborar un documento que nos guíe en nuestra andadura para conocer el contexto que pautará nuestra hoja de ruta. Igancio Castro y José Rufino, profesores de administración de empresas y márketing de la Universidad de Sevilla, definen el plan de negocio como “un instrumento de trabajo que recoge el proyecto y que identifica las fortalezas y las debilidades del mismo”. Además, insisten, “es una herramienta de comunicación que permitirá al emprendedor transmitir a inversores, proveedores y clientes los objetivos que se persiguen, cómo se van a alcanzar y cuáles son las posibles vías de actuación para convencerles de que se sumen a la iniciativa”.

Además del desglose de acciones a determinar que recogemos en nuestro modelo de Plan de Negocio los puntos que se señalan como clave en Expansión, medio referente en materia económica y de emprendimiento, son:

Resumen ejecutivo. Contiene las señas de identidad de la empresa. Describe la misión y visión del proyecto, explicando quién eres, qué ofrecerás, a quién, cómo y por qué la idea es viable.

Mercado. Define el campo de actuación y determina el área geográfica, la dimensión de la empresa, la estructura y el sistema de trabajo. Este apartado debe incluir también una descripción del perfil de los futuros consumidores.

Posicionamiento. Recoge la identidad de la empresa en el mercado. Es decir, cómo quieres que te vean y hasta dónde quieres penetrar. Para abordar este punto es aconsejable hacer un ejercicio de reflexión y responder a preguntas como: ¿Qué te hace único?, ¿qué necesidades del cliente cubro? o ¿cómo me puedo adelantar a sus exigencias?

Competencia. Este apartado reúne información y documentación sobre los competidores más cercanos y sobre otras empresas que, en algún momento, puedan entrar en tu campo de actuación. Una labor exhaustiva de documentación en este sentido es un punto que los inversores valoran de forma positiva.

Finanzas. El control de costes de producción y de desarrollo es una parte fundamental. Debe recoger una estimación de los potenciales ingresos. Además hay que calcular la rentabilidad y el valor esperado de cada proyecto. No hay que olvidarse de describir los posibles riesgos y la forma en que se podrían minimizar.

Ventas. Este punto recoge la estrategia y tácticas para la captación de clientes. No hay que dejarlo para cuando la empresa esté ya en funcionamiento. Es un aspecto que hay que planificar desde el inicio. Para ello es recomendable lanzar un prototipo que permita testar el producto o servicio, y de esta manera detectar posibles fallos y buscar una solución.

Equipo. El grupo de colaboradores es decisivo, es el que puede transformar una idea mediocre en un éxito. La presentación de los miembros del equipo, con sus cualidades, habilidades e inquietudes es esencial para que inversores, proveedores y clientes se convenzan de que puedes alcanzar tus objetivos y afrontar cualquier problema.

Con toda esta información os animamos a comenzar a elaborar vuestro propio Plan de Negocio para convertir vuestro sueño en realidad y convertiros en emprendedores. ¿Comenzamos?

Fuente de la información: Expansión

Fuente de la imagen: El venezolano Houston

Deja un comentario